Omar Etcheverry

A 39 años de la primera aparición en público de la Escuela de Danzas Folclóricas «Mapú Peñí».

Guillermo Ibarra

Hoy se cumplen 39 años de la primera aparición en público de la Escuela de Danzas Folclóricas «Mapú Peñí», que había sido fundada en marzo de 1978. Estuvimos esta mañana charlando con Nelly y Juan Carlos Desía en su casa y queremos compartir ese gratísimo momento con todos ustedes. Charlamos sobre el momento de la fundación, las primeras apariciones en público, las participaciones en las fiestas patronales y Tiempo de Gauchos, y en el final nos dejaron un mensaje para todos los alumnos y participantes de esta escuela. Esto nos decían:… Nelly: recién caímos, por lo menos yo, que creía que eran 37 y Carlos me corrigió, ya estamos al borde de los 40. Carlos: a días de finalizado el mundial de 1978, tuvimos la primera participación en público en Tiempo de Gauchos en Navarro. Una fiesta hermosa, todo era muy lindo. Todos los comercios colaboraban armando vidrieras gauchescas. Ahí nos animamos con el grupo y bailamos un escondido, un gato y una chacarera doble. No queremos dar los nombres de los chicos para no olvidarnos de nadie. Nelly: esa fue la primera camada de Mapú, y después del año 1990 en adelante hubo otra camada que es la que más trascendió en el tiempo. Con ellos hicimos una infinidad de viajes. Fuimos a muchos certámenes y nos dieron una satisfacción tras otra. Viajamos tres veces al Pre Cosquín, dos años al festival de Santa Lucía de San Juan, donde bailamos ante trece mil personas, a Mariano Acosta, a Marcos Paz, de donde trajimos 43 trofeos, y a muchísimos lugares más. Carlos: en la fiesta del 10 de agosto estuvimos presentes  más de 30 años seguidos. Sólo faltamos una vez porque teníamos que viajar a San Juan. Lo que sirvió mucho fue el hecho de ser creadores, innovadores, hacer cosas distintas. Hacíamos cuadros argumentales o estampas que gustaban mucho. Los bailarines debían bailar y también actuar y entonces eso pegó muchísimo. También usamos mucho el humor, y al ver que funcionaba, continuamos agregando cuadros e ideas. Y muchas cosas quedaron sin hacer, dentro de nuestra cabeza. Nos quedábamos con Nelly horas y horas, volando, creando, pensando nuevas ideas. Nelly (se la notaba muy emocionada en ese momento): Los chicos que bailaban eran con nosotros como una familia. Nos tenían un respeto enorme. Alguna vez hemos tenido diferencias, pero la nuestra era una relación de amistad, basada en el respeto. No sólo entre ellos, sino de ellos hacia nosotros. En una oportunidad viajamos con tres adolescentes a Brasil. Los mejores recuerdos. Todavía los reto cuando los encuentro, pero para mí son mis hijos adoptivos. Estoy orgullosa de ellos. Juan Carlos: eran otras épocas, pero teníamos un grupo de 20 personas aproximadamente que trabajó durante muchos años en total armonía. Planificábamos e íbamos todos detrás del mismo objetivo. Y lo más lindo; por amor al arte. Se hizo una familia. Disfrutamos mucho, no quiero nombrar a nadie para no olvidarme de nadie, pero también el mejor recuerdo y el agradecimiento a todos ellos. Nelly: la última vez que estuvimos compitiendo, ganamos en estampa y fue en la ciudad de Ayacucho, con un grado bajo cero. Ahí decidimos retirarnos de las competencias. No nos podemos olvidar de todo eso. Juan Carlos: en esa oportunidad el festival duraba desde el sábado hasta el domingo a la noche, pero nosotros no podíamos quedarnos hasta el domingo. Competimos el sábado y nos volvimos. El lunes, por teléfono, nos avisaron que habíamos ganado y nos mandaron por correo el premio. Nelly: Mapú Peñí termina a nivel docencia este año, pero no queremos despedirnos del todo. Siempre hay gente que quiere aprender, pero preparar profesorados ya no. Juan Carlos: imaginate que Nelly tiene que recibir una distinción por haber tomado 2000 exámenes. En Navarro, quien más, quien menos ha bailado con nosotros.

Yo particularmente disfruto mucho de las charlas con Juan Carlos, cuando de vez en cuando nos encontramos en algún evento, pero la de hoy fue especial. Recordaron emocionados junto a Nelly, los mejores momentos de una vida compartida con la danza.

Por muchísimos años más. Y ojo eh, vamos a estar esperando «Los 40 años de Mapú Peñí con la danza», y los mates también, porque «el chueco» hoy no me convidó.

Felicidades!!!

Click en las imágenes de abajo para ampliarlas.

 

 

Antes de realizar un comentario, lea nuestros Términos y condiciones

Babys
Cutrin Propiedades
El Trebol
Matias Cuello
 Carniceria Sebastian
Farmacia Osacar
Sociedad Rural