Omar Etcheverry

Advierten que el sábado «podría» subir la nafta nuevamente. Habrá que esperar

Guillermo Ibarra

El año comenzó con un prematuro aumento de 2,9% en los precios de los combustibles, hace 10 días, y este sábado podría haber una nueva actualización similar. Esta vez sería para trasladar al valor de la nafta y el gasoil el incremento del impuesto a los combustibles líquidos (ICL) y el del dióxido de carbono (IDC), y para compensar el alza del tipo de cambio y la suba del precio internacional del petróleo.

No se trata de incrementos menores. Desde el 16 de diciembre pasado, última suba de precios en combustibles por estos factores, la cotización del dólar mayorista aumentó de $82,64 a $85,66 (3,65%), y el valor del barril de crudo pasó de US$51,08 a US$56,47 (10,55%).

Todos estos incrementos en los costos de las refinadoras -YPF, Raízen (Shell), Axion y Trafigura (Puma Energy)- generan presión sobre los precios de los combustibles, a pesar de que desde agosto, las estaciones de servicio aumentaron sus valores en seis oportunidades, acumulando un alza en la Ciudad de Buenos Aires (CABA) en los últimos seis meses de 30%, casi en línea con la inflación de 36,1% de todo 2020.

Según una de las empresas refinadoras del mercado, los precios en surtidor deberían actualizarse 15% para acompañar todos los aumentos de costos. Pero este porcentaje quedó descartado por el Gobierno.

En el plano internacional, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados pactaron un recorte en la producción de crudo, que pasará de los 7,7 millones de barriles diarios actuales a 7,2 millones. Esto generó un incremento acelerado del Brent -el precio internacional-, que en dos meses se incrementó casi 13 dólares.

A futuro, la suba del Brent podría generar más aumentos de precios a futuro, aunque todavía es prematuro proyectar en qué rango se estabilizará el valor internacional del crudo, ya que todavía rige la volatilidad por las cuarentenas intermitentes de coronavirus.

La demanda de combustibles en la Argentina todavía seguía 17% por debajo de los niveles prepandemia en noviembre (último dato disponible), según el informe mensual de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha). «Los números muestran una tendencia de baja de ventas que condice con los números del resto del año, donde el volumen de combustibles despachados se estancó debido a las restricciones de circulación y a los cambios en los hábitos de consumo producto de la pandemia. El trabajo remoto, la reducción del turismo o el cierre de los colegios derivaron en una caída de la circulación», dijeron.

Gabriel Bornoroni, presidente de Cecha, agregó: «Fue un año muy difícil para el sector, y los números siguen mostrando esto. Esperamos que con el aumento de circulación por las vacaciones puedan mejorar las ventas, pero lo cierto es que nos encontramos todavía en niveles 20% menores que 2019. Eso es crítico para nuestro negocio, ya que para más de la mitad de las estaciones significa estar trabajando a pérdida. Esperamos un 2021 mucho mejor, pero el escenario de una segunda ola de coronavirus nos tiene muy preocupados. No tenemos espalda para que siga cayendo la circulación».

Créditos: La Nación

Antes de realizar un comentario, lea nuestros Términos y condiciones

Babys
Cutrin Propiedades
El Trebol
Matias Cuello
 Carniceria Sebastian
Farmacia Osacar
Sociedad Rural