Omar Etcheverry

Argentina en el Mundial de Rusia 2018. De aquella ilusión, a esta decepción….

Guillermo Ibarra

Un equipo sin alma, con la cabeza gacha ya desde el arranque, errores infantiles, sin un aceitado trabajo previo, y además poco convencidos. Muchos dicen que los jugadores cometen el error de creerse los mejores. Particularmente creo que el error radica precisamente en no creer eso. Podemos sentirnos inferiores jugando al basket con E.E.U.U. o al rugby con Nueva Zelanda, pero en fútbol? En cualquier calle de nuestro país, van a ver a un chiquito con una pelota pateando contra la pared, dentro de la casa o en cualquier baldío; vivimos el fútbol, respiramos fútbol. No me vengan con que España es mejor que nosotros, por favor!!! Saquen a Messi un año de la Liga Española y esperen. Van a ver cuanta gente la sigue mirando. Messi  figura en Barcelona, Aguero y Otamendi, figuras en el City. Y así podría seguir un largo rato ¿Qué pasa con la selección entonces?  ¿Por qué motivo en otros países valoran, respetan y piden a gritos a nuestros jugadores y acá los crucificamos?

En primer lugar el desgobierno que sufrió la A.F.A. durante años se está haciendo notar más que nunca. Segundo: una de las consecuencias de eso, es que elegimos mal los técnicos, muy mal, y no respetamos los procesos. Malos dirigentes, malos técnicos, poco tiempo de trabajo del seleccionado con un grupo bien definido, ¿cuánto podía durar todo eso? Ahí está la cosa. No había una persona que antes de este mundial, no haya dicho que dependemos más que nunca de Messi porque no hubo trabajo previo y que únicamente nuestra ilusión se sustentaba en los resultados que Sampaoli había obtenido con Chile, inclusive con jugadores de menor jerarquía que la de los nuestros.

Y le caemos a Messi, una y mil veces. Que se deprime, que no la toca, y hasta lo más absurdo que he escuchado en estos últimos días; «que es menos que Ronaldo», por favor. Y también instalamos casi a propósito y con bronca, indefectiblemente la figura de Maradona, de quien, si separo jugador/persona, me dan ganas de decir que fue el mejor jugador de la historia del Seleccionado Argentino y uno de los mejores del mundo. ¿Pero para que hacemos eso?. Maradona ya no juega y el mejor del planeta ahora es Messi, le pese a quien le pese.

¿Entonces qué hacemos? ¿Está prohibido ilusionarse con pasar de ronda, aunque sea de última y por la ventana? ¿Le seguimos pegando a Messi, cuando en el mundo entero, no pueden entender los motivos por los que le damos tan duro?. Un chico que no crecía, que siendo un pibito se tuvo que inyectar sólo y a diario durante años, que se fue muy chico a un país que no conocía y sin embargo cuando triunfó, eligió a un país que nunca le dió nada como el nuestro. Dicen también que les falta más potrero y humildad y que no juegan porque están llenos de plata. Messi y compañía podrían estar tirados panza arriba en las mejores playas del mundo, riéndose de todos nosotros y sin embargo, estén bien seguros, están en Rusia en busca de la gloria. Pero….. a veces su aporte no da los resultados esperados.

Lamentablemente, estamos en manos de ineptos (dirigentes y técnico), y va a ser difícil remontar, pero les pido un favor, no perdamos la ilusión, no está mal, no carguemos contra los jugadores. No hablemos después de los resultados, demos nuestra opinión antes. Y otra cosa más. Esto es fútbol y los futboleros nos ponemos mal seguramente, pero que no pase de ahí. A calmar los ánimos, ahora tenemos lamentablemente que bancarnos este cuerpo técnico y sus planteos y darnos cuenta de que muchos de los jugadores pagan las consecuencias de esa ineptitud. A pesar de todo, no perdamos la esperanza….¿Quién les dice…?

Guillermo Ibarra

 

Antes de realizar un comentario, lea nuestros Términos y condiciones

Babys
Cutrin Propiedades
El Trebol
Matias Cuello
 Carniceria Sebastian
Farmacia Osacar
Sociedad Rural