Omar Etcheverry

El vandalismo se hizo presente nuevamente.

Guillermo Ibarra

Otra vez  el vandalismo. En la oportunidad anterior mencionamos lo que pasó en el domicilio de Toto Gómez y familias vecinas. Esta mañana el barrio del Instituto San José fue el damnificado. Autores ignorados rompieron las jardineras de la entrada al SUM del Instituto San José y arrojaron huevos por doquier en la parte posterior del Instituto, y en algunas casas y comercios cercanos.

«Por el suelo que cobijó nuestra niñez» reza la placa que está colocada en el SUM. Esos lugares son para eso, para cobijar a nuestros hijos y que allí puedan disfrutar aprendiendo. Por eso decimos, no hay derecho.

No hay derecho y ojalá se pueda dar con los autores rápidamente para evitar estos desagradables y penosos momentos.

Foto de archivo.

Antes de realizar un comentario, lea nuestros Términos y condiciones

Babys
Cutrin Propiedades
El Trebol
Matias Cuello
Optica Irislent
 Carniceria Sebastian
Farmacia Osacar
Sociedad Rural