AgroMoll Tapa Superior

Fútbol Nacional. Teléfono para Sampaoli. Armani se probó el traje de la Selección.

Guillermo Ibarra

En uno de los palcos centrales de la Platea A, el técnico de la Selección Argentina, Jorge Sampaoli, observó el partido que River le ganó a la Academia. Todos los flashes se los llevó Franco Armani, la indiscutible figura del encuentro y el principal responsable del triunfo.

Mientras Sampaoli miraba con atención, se comía las uñas, charlaba con allegados y recibía gritos de los fanáticos cada vez que Martínez tocaba el balón, la televisión lo enfocaba a cada atajada de Armani. A los 31 años, el arquero, seguido por el DT nacional, llegó a Núñez con dos objetivos a corto plazo: coronar su primer semestre con un título (lo logró al ganarle la Supercopa a Boca) y destacarse para ganarse un boleto al Mundial, el gran sueño de su vida y uno de los motivos por los que eligió dejar atrás siete años en Atlético Nacional de Colombia, club en el que es ídolo absoluto y el máximo ganador con 13 títulos. «Sueño con el llamado de Sampaoli, con poder estar en la Selección», dijo al término del partido.

Ayer, en el 2-0 con goles de Borré y Palacios, una nueva actuación soberbia volvió a confirmar que para el equipo de Marcelo Gallardo quedaron muy lejos los problemas y las dudas en el puesto. Con él, ya nadie está pendiente de qué sucede en el arco, tal como ocurrió durante el segundo semestre de 2016 y todo 2017 cuando Augusto Batalla, Germán Lux y Enrique Bologna rotaron sin poder consolidarse.

Sobre sus posibilidades de llegar al Mundial, el número 1 de River comentó: «Hay que trabajar porque uno sueña con el llamado de la Selección. Esto es un trabajo de varios años. Debo seguir demostrando y tener un buen nivel. Yo estoy haciendo el esfuerzo. Es un sueño, una oportunidad única. Ojalá el llamado pueda estar, es lo que estoy esperando y es por lo que he trabajado todos estos años. Pero es una decisión del técnico».

Desde que fue titular en la victoria 2-0 ante Olimpo por la fecha 14, Armani nunca dejó su lugar y lleva 12 partidos consecutivos en el once inicial, siendo el jugador más regular. Frente a Racing, sumó su quinta valla invicta y acumula solo nueve goles en contra. Muchas veces, gracias a sus apariciones: luego de salvar el cero el jueves pasado en la única situación de peligro en el 0-0 con Independiente Santa Fe, anoche relució todo su repertorio.

Primero, a los 20 minutos del primer tiempo, desactivó un potente tiro de Lisandro López (también le tapó el rebote a Nery Cardozo, en offside). Luego, a los 33, contuvo un remate de Martínez, y finalmente, a los 37, mostró sus reflejos para sacar un gran derechazo de Matías Zaracho. En el inicio del complemento, ahogó a Martínez en un mano a mano y no lo dejó definir con comodidad cuando lo eludió, y luego confirmó todo a media hora del final cuando le sacó otro disparo a Zaracho.

Con presencia y seguridad en los centros, y sin complicaciones para jugar con los pies, Armani sostuvo a River cuando más lo necesitaba.

Teléfono Sampaoli. Ojalá se haga.

Antes de realizar un comentario, lea nuestros Términos y condiciones

Babys
Cutrin Propiedades
Diseño y Más
Matias Cuello
Sociedad Rural
 Carniceria Sebastian