Omar Etcheverry

HISTORIAS DE JARDINES DE INFANTES. JARDÍN DE INFANTES Nº 901 DE NAVARRO.

Guillermo Ibarra

Un 1º de septiembre de 1959 se concreta la creación del Jardín de Infantes Nº 901 “San Lorenzo de Navarro”, con el que se inicia el Nivel Inicial en el distrito.

Este hecho, tan importante y significativo para toda la comunidad, surgió a raíz de la propuesta de autoridades educativas y docentes de la Benemérita Escuela Nº 1. Ellos, junto con un grupo de padres, pusieron manos a la obra y construyeron dos aulas, un cuerpo de baños y una parte del patio (“la del molino”), que fue cedida para el funcionamiento del Jardín.

Para la adecuación de las instalaciones, se contó con la ayuda desinteresada de docentes y padres, quienes trabajaron mancomunadamente en la Dirección de Escuelas para conseguir el mobiliario y el material didáctico para las secciones y actividades musicales.

Luego de los trabajos necesarios para poner en condiciones el establecimiento y de la buena mano de pintura a toda su estructura edilicia, se organizó la fiesta de inauguración, de la que tomaron parte como padrinos Martín Hansen, la Sra. Lopez Siritto, Inspectora de Primaria; el Intendente Municipal Carlos E de Arrandiaga; y el Presidente del Consejo Escolar, Sra. de Dulau.

Las primeras docentes fueron Beatriz C. Pesao, Directora con sección a cargo; Amanda Gandolfo, 2º sección y Aída M. de Duhalde, 3º sección; Ana María de Arrandiaga, maestra de música y Lía Mendiburu de Iceta, ecónoma.

Al año siguiente, se incorporó Norma Emma Del Prete, quien realizó sus estudios en el instituto “Sara Ch. de Ecleston”.

La Inspectora del nivel fue Carmen Diharce, que había sido la primera Directora del Jardín de Infantes Nº 901 de Bahía Blanca. Ella envió a los docentes a Gral. Las Heras para que observasen las actividades y el funcionamiento del Jardín de Infantes.

De esta forma, hace 50 años, nació el Jardín, tímidamente, pero con la fuerza arrolladora de todos los pioneros que le pusieron su amor, su esperanza y movidos por el faro que guía a los docentes: los niños.

Desde sus comienzos, se instaló en el Jardín un espíritu solidario que le dio su magia. Los docentes, entre otras actividades, pintaban los juegos en diciembre para que en marzo relucieran; cosían, recortaban y preparaban juguetes para venderlos en la plaza, además de concurrir a los cursos de formación durante las vacaciones como método de adentrarse en las nuevas propuestas pedagógicas.

La comunidad, parte activa del establecimiento, concurría periódicamente a los actos patrios, y fue creciendo al tiempo que también lo hizo el Jardín. Al crecer la demanda en las inscripciones y volverse insuficiente el espacio en las instalaciones, se crearon anexos en la Escuela Nº 21 y Nº 11, y hasta una casa, cedida por la Sra. Elena Murphy de Eyerbe, funcionaba como espacio aúlico.

Estas circunstancias, propendieron a la necesidad de que El Jardín y la comunidad cuenten con un edificio propio. Luego de mucho trabajo y esfuerzo, La Asociación Cooperadora adquirió dos lotes.

Sin embargo, el crecimiento de la matrícula hizo que los mismos fueran insuficientes para construir un edificio de dimensiones adecuadas.

Por ello, en el año 1980 la directora Prof. Mirta de Andrea, solicita al Intendente Don Alberto Yaregui la cesión de un terreno fiscal por parte del municipio. Otorgado el mismo, se comienza la construcción del edificio que se inaugura oficialmente el 25 de mayo de 1984, siendo su directora la Prof. María Rosa Bonnin.

El 10 de agosto de 1985 se le impone el nombre de “San Lorenzo de Navarro.”

La matrícula en constante aumento posibilitó el funcionamiento de 12 secciones.

Desde su inicio y hasta la fecha, los logros han sido el resultado del trabajo conjunto de toda la comunidad educativa en la que el jardín está totalmente afianzado y es reconocido por su tarea pedagógica.

Hoy, un conjunto de docentes conducido por su directora, la Prof. Natalia Tierno continúa trabajando, comprometido con el proyecto educativo de esta pionera institución de educación inicial del distrito de Navarro. EL NAVARRERO agradece profundamente la colaboración de María Rosa Bonnín.

Antes de realizar un comentario, lea nuestros Términos y condiciones

Babys
Cutrin Propiedades
El Trebol
Matias Cuello
 Carniceria Sebastian
Farmacia Osacar
Sociedad Rural