Omar Etcheverry

Iniciativas para mejorar los efectos de la pandemia en la educación

Guillermo Ibarra

La educación escolar terminó de ponerse en el ojo de la tormenta con el arribo de la pandemia por el Covid-19. Los problemas de aprendizaje, si bien ya tenían su lugar de debate a nivel nacional, terminaron de colocarse en un tema de agenda insoslayable. La dificultad de conectividad para sostener trayectos educativos a distancia, las escuelas cerradas durante más de un año, los vaivenes de enfrentar una situación totalmente nueva para las instituciones educativas, sumado a la brecha económica entre algunos sectores y otros, hicieron que el desajuste se acrecentara. Muchos estudiantes debieron abandonar e incluso no pudieron empezar el año escolar durante el 2020 y 2021. Los resultados de esta situación fueron contundentes en las últimas pruebas Aprender que se realizaron en diciembre de 2021: aumentó el porcentaje de chicos y chicas que no alcanzan los mínimos aprendizajes troncales esperados para poder comprender un texto y resolver problemas matemáticos.

La caída de esos saberes encendió las alarmas en la comunidad educativa y obligó a reforzar, además de las acciones de revinculación y/o el fortalecimiento del vínculo pedagógico de las y los estudiantes con la escuela, las estrategias pedagógicas que permitan nuevamente la apropiación de estos conocimientos básicos.

Desarrollo de programas

El programa de Secundarias Rurales mediadas por Tecnologías (SRTIC) propone el acceso a la educación para las comunidades más aisladas en el país. El programa Planea (Nueva Escuela para Adolescentes) se centra en la búsqueda de acompañar las gestiones educativas provinciales y su objetivo radica en la transformación de la escuela secundaria.

Y según lo que se describe en la página de Unicef Argentina, “se propone contribuir al desarrollo de un modelo pedagógico para la secundaria regular que garantice condiciones para enseñar, para aprender y dé bienestar en la escuela. El objetivo es lograr una escuela secundaria inclusiva y de calidad, donde todos los adolescentes tengan más y mejores oportunidades para aprender, donde adquieran saberes y capacidades críticas para su vida en el Siglo XXI que les permitan desarrollar su presente y su futuro”.

Actualmente, participan de este proyecto 80 escuelas de Tucumán, 20 de Chaco, 800 docentes y 9.000 alumnos.

Se trabaja con directores, asesores pedagógicos para fortalecer el trabajo con el equipo docente, pero sin descuidar jamás el trabajo con las familias de los estudiantes. Particularmente en este ciclo lectivo se está haciendo foco en la activación docente. Se abordan temas significativos, relacionados con la recuperación de aprendizajes. Siempre con el desarrollo de los proyectos de las áreas básicas: matemática, lengua, ciencias sociales y ciencias naturales, sin perder de vista la computación y la programación.

Superar las dificultades

Por otro lado, a las problemáticas de rutinas escolares y la incorporación de ciertos aprendizajes, también se siguen sumando las dificultades para asegurar la oferta educativa principalmente para los adolescentes del ámbito rural. Según datos del Ministerio de Educación, alrededor del 40 por ciento de las escuelas primarias del ámbito rural no poseen una oferta de educación secundaria en un radio de distancia de hasta 10 kilómetros.

Y esto, muchas veces, expone a los estudiantes a situaciones complejas desde muy temprana edad, que en ocasiones puede redundar en el abandono de la escolaridad.

Frente a esta situación, Unicef impulsa una propuesta bajo el nombre de Secundarias Rurales mediadas por Tecnologías (SRTIC), que propone el acceso a la educación para chicos y chicas de las comunidades más aisladas.

Este modelo educativo innovador se desarrolla en nuestro país desde 2012. El punto de inspiración parte de una primera experiencia en Río Negro.

Estrategias pedagógicas

El punto fuerte de esta propuesta, el que más énfasis tiene al momento de las respuestas, resalta en la posibilidad de que estudiantes de parajes rurales muy dispersos tengan acceso a la educación secundaria y a su vez puedan disminuir la brecha digital que existe con jóvenes de contexto urbano, o que puedan acceder, permanecer en su lugar, sin necesidad de alejarse de sus familias, y completar sus estudios.

El objetivo es disminuir la brecha digital entre los jóvenes. ayudar a que se puedan completar los estudios.

Las SRTIC, por sus características de organización, presentan una cultura institucional propia con características singulares que las distinguen de otras escuelas secundarias completas. Requieren de procesos de comunicación y de articulación para construir desde lo común dispositivos que promuevan una cultura participativa y democrática. Se están trabajando ejes prioritarios de participación estudiantil que están vinculados con el derecho a participar, la construcción ciudadana, el desarrollo de aprendizajes, la convivencia saludable y democrática, el vínculo entre pares a través de la constitución de centros de estudiantes u otras formas de organización estudiantil.

Fuente: UNICEF – Viva.

 

 

Antes de realizar un comentario, lea nuestros Términos y condiciones

Babys
Cutrin Propiedades
Diseño y Más
Matias Cuello
Sociedad Rural
 Carniceria Sebastian