Omar Etcheverry

La columna del Profesor Salorio por el Día del Maestro.

Guillermo Ibarra

Los lujos que me sigo dando. Y quiero compartirlos con ustedes. El formador de Messi (les suena), me envió por whats app este material para compartir con los lectores de El Navarrero. En especial para todos «los profes».

Ser Docente.

En el día del maestro me puse a recordar a todos los que aportaron su granito de arena para que pueda crecer como ser humano. Hoy muchos no están en este mundo pero dejaron su marca a fuego con algo que se llama vocación, y todo aquel que abraza esta profesión sabe muy bien que le van a tocar muchas cosas que eran impensadas en su cabeza.
Con mi título bajo el brazo me dieron los colegios primarios 25 y 100 de la Matanza, llegué con toda la furia de aquel que empieza y cree que se va a llevar todo por delante. Con tono amable me recibió la Directora del primer colegio y con una sonrisa me dijo
-Si usted va a venir todos los días en remis no le va alcanzar el sueldo, me había perdido y no podía llegar a horario.
Le pregunté ¿Dónde está la sala de materiales? con voz muy amable me dice -me acompaña, caminamos unos pasos y salimos a un patio enorme y pelado con un fondo lleno de yuyos, me miró a los ojos y me dijo -acá están sus materiales. En ese momento una voz interior me dijo hola Gerardo bienvenido a la Educación Física; tenés una sola respuesta para este tema “Como nada tenemos todo lo haremos”.
La miré a los ojos y le dije gracias, ya había comprendido su mensaje, “Profe acá no hay plata arréglese».
Con mucha voluntad les propuse a los alumnos construir en el fondo donde estaban los yuyos una cancha de fútbol para los varones y una de vóley para las nenas. Con muchas ganas los niños venían por una hora con palas y manos a sacar ese yuyal y transformarlo en un simple lugar de juegos.
En esa época tenía un rastrojero muy viejo y recorríamos las calles buscando gomas viejas para efectuar algunos ejercicios, no solo eso, un fabricante nos donó 100 pelotas de goma, los propios niños cortaban palos de escoba los lijaban así teníamos palos para trabajar, además las niñas efectuaban las bolsitas de arena para algunos ejercicios.
Pasado el mes teníamos
100 pelotas de goma
100 palitos
100 bolsitas de arena
Además de la voluntad de un alumnado que se sentía identificado con el profesor, siempre recuerdo que atravesaba la villa que dividía a los colegios y en cada casa me ofrecían un mate o un vaso de agua, (Eran otros tiempos y la seguridad era un tema que no se discutía).
Estimados colegas en este día tan lindo quise traer este recuerdo y agradecer a todos los alumnos que aguantaron mis locuras y quisieron que educación física no sea una materia más, que pasara a ser algo que los llenara de alegría, gracias y feliz día para todos los docentes.

Recuerden que no es material exclusivo, y que notas como esta, pueden leerse habitualmente en el facebook del profesor.

Antes de realizar un comentario, lea nuestros Términos y condiciones

Babys
Cutrin Propiedades
El Trebol
Matias Cuello
Optica Irislent
 Carniceria Sebastian
Farmacia Osacar
Sociedad Rural