Omar Etcheverry

LA ODISEA DE SER MAESTRA RURAL.

Guillermo Ibarra

Las maestras rurales, o mejor dicho las maestras en general, deben lidiar todos los días con sus alumnos, con sus directivos, con los padres, etc.

Pero eso no es todo. Todos los días deben recorrer como puedan muchos kilómetros de tierra o barro, de acuerdo a las condiciones climáticas. El tema es llegar, a cualquier costo.

Y esto no debería ser así, ya que a veces las lluvias, o el estado de los caminos y a veces ambos, atentan contra la seguridad de las docentes. Los chicos no tienen la culpa dicen algunos. Pero digo yo, alguien piensa en las maestras?

Hoy por la mañana docentes de la EESN°4  iban a trabajar y dar clases en Almeyra, y se dieron un gran susto. Así quedó el vehículo en que viajaban. No pasó nada, pero sólo porque quedaron a 5 cms. de que la puerta del conductor diera contra el zanjón y quedaran en dos ruedas y con un costado metido en el agua. Es hora de que pensemos «todos» en aportar soluciones a esta problemática y planificar a futuro.

Antes de realizar un comentario, lea nuestros Términos y condiciones

Babys
Cutrin Propiedades
El Trebol
Matias Cuello
Optica Irislent
 Carniceria Sebastian
Farmacia Osacar
Sociedad Rural