Omar Etcheverry

Letras. Marta Ganzero premiada nuevamente.

Guillermo Ibarra

Este fin de semana pasado, los días 23 y 24 de septiembre, la señora Marta Ganzero participó del II Encuentro Internacional de Escritores «Ciudad de Campana 2017», llevado a cabo en el Salón Municipal «Elio Mozzio» de dicha ciudad.

El encuentro, en el marco de las letras, la tuvo como representante de nuestra localidad, a través de su presentación en las rondas de lectura programadas por la organización del evento a cargo de la escritora y gestora cultural Sra. Beatriz Valerio. El mismo congregó escritores de la provincia de Bs. As. de provincias argentinas y del exterior.

Presentaciones de libros, ponencias literarias y rondas de lectura de poesía y narrativa enriquecieron el encuentro literario. Estando en el mismo, Marta recibió la feliz noticia de haber sido elegida para ser acreedora del «Primer Premio en el II Concurso de Cartas de Amor» organizado por SADE Chivilcoy y Ediciones Macle, cuyo acto de premiación se llevará a cabo el día 24 de noviembre en la Sala «Alfonsina Storni» de dicha localidad.

Acompañada por sus hijos, Marta sigue recorriendo el camino de las letras con buenas noticias.

Click para ampliar las imágenes de abajo.

A continuación pueden disfrutar, leyendo la carta que originó el premio:

En algún lugar del mundo, un día cualquiera

A ti:

Cuando te sé conmigo me surgen estas ganas de decirte tantas cosas. Cuando te sé fuera de mí, mi alma también te escribe. Como ahora.

Me pasa contigo, que no tengo  urgencias ni ansiedades. Que todo va manso y lentamente. Con la sensación de que tras cada encuentro, hay un día extra en mi vida.

Me pasa contigo que mengua la distancia y el tiempo se expande. Que la lejanía, como un rayo místico te trae constante y que el segundero de un reloj de ensueño, se detiene presto en ese abrazo del reencuentro.

Te sé aquí conmigo, rozando mi antebrazo con la chispa perenne de tus dedos rasos, siento esa caricia de tu mano tosca que al tacto se suaviza cuando es que me tocas.

Te sé en el recuerdo y en este presente, derrocando miedos, sin el sobresalto, y de la monotonía, haciendo un crisol de verdades nuevas cuando nos besamos.

Me sabes a agua mansa, a colina verde, a patio habitado de flores silvestres y pinares nuevos. A noche cerrada y siempre a luna llena, con un norte mutuo en campos cultivados, y un aroma a río que me surca y baja.

Me sabes a espuma. A nostalgia, a silencio. A canción callada. A pan recién hecho y café dulzón que bebe mis labios. Con la sencillez de tus ojos tristes, que cuando sonríen chocan con los míos y de luz nos baña. Con la alevosía de hacernos perpetuos en esos segundos en los que el cielo cae y nos cubre de estrellas, dejando desnudos el cuerpo y el alma.

Me pasa contigo que no hay horizonte. Que es inacabable el camino a andar, y tropieza mi vista cuando tu sonrisa se convierte en beso y vuela hasta mi pelo, como un ave blanca.

Que sobran las palabras cuando arrulla la brisa que despeina canas o silba misteriosa en la sombra vasta que llora tu arboleda, o pega en tu espalda.

Contigo las calles tienen nombre nuevo, las tardes azules sus rojos ocasos, los perros su dueño. Las plazas tus pasos, la esquina un secreto. Contigo no hay gritos, ni espera, ni sueños. Van las realidades pariéndose simples y sin la promesa que nos lleve lejos. Ahora y aquí, nos basta sabernos. Y el estar conscientes que el hacernos bien nos mantiene verbo.

Nos basta estar seguros que nada es por siempre y hoy, un siempre eterno. Sin vista al futuro, hasta donde lleguemos. Nos basta mirarnos, simplemente vernos. Sin vanos fantasmas que aúllen destierros. Y en las soledades de no valernos juntos, hallarnos constantes, serenos, completos.

Me pasa contigo, que la vida se hace de breves momentos, de mágicas horas, de instantes que crecen en la analogía de estar a destiempo y habitar el mundo en puntos distantes que al solo pensarnos nos vuelve cercanía, abrazo, mirada, ternura, goce. Solaz y regreso.

Y te sé de amor, y sabes a rezo.

En la inconformidad que trastoca a todos, ante mí, emerges, con alas de ángel, me atas, me enraizas y en la demasía de ser sólo tú, liberas mi encierro. Y me dejas ser, sin pedirme nada, tan solo este estar bajo un sol de julio, haciendo veranos dentro del invierno o crujiendo otoños en la primavera que crea brotes nuevos.

Contigo mi sombra, se hace fulgor y tiene tu forma, tu aroma mi aliento, mi vida tu nombre, tu ser, mi ser viento…Éste que te lleva escrito, todo lo que siento.

De mí

Seudónimo: Señora

Marta Ester Ganzero

Primer Premio II Concurso Cartas de Amor 2017

Organizado por SADE Chivilcoy

Antes de realizar un comentario, lea nuestros Términos y condiciones

Babys
Cutrin Propiedades
El Trebol
Matias Cuello
Optica Irislent
 Carniceria Sebastian
Farmacia Osacar
Sociedad Rural