Omar Etcheverry

Llegó el momento del adiós. El joven intercambista Joseph Paul vuelve a su país

Guillermo Ibarra

Joseph Alexander Paul es el nombre de este joven que arribó hace casi un año a nuestra ciudad a través de un intercambio organizado y patrocinado por Rotary. Proveniente de Alemania del Este, de un pequeño pueblo de 3000 habitantes, llegó como todos lo saben a la casa de la familia anfitriona, la familia de Leonardo Pouysegú. Recordemos que como parte del mismo intercambio, Santos Pouysegú, viajó hace ya unos meses, de Navarro hacia Bélgica.

Joseph estudió en el Instituto San José y estuvo viviendo unos días además en casa de otras familias navarreras, la de Eli Menta, flia. Corbetta y María José Ramajo.

¡Willkomen zuhause! ¡Bienvenido a casa! fue lo primero que escuchó al pisar nuestro suelo y a partir de ahí comenzó su aventura, la de hacer nuevos amigos, habituarse a su nueva familia, conocer el idioma y conocer nuestras costumbres, que como todos sabemos, son bastante diferentes a las de su país.

Los intercambistas son considerados embajadores de paz y precisamente eso fue lo que transmitió durante la entrevista que tuvimos con el esta tarde. Este diario digital fue el primero en tener la noticia de su llegada a nuestra ciudad y hoy, que está a punto de volver a su país, quisimos tener su palabra. Lo visitamos en su casa, (domicilio de la familia Pouysegú – Kiernan) a horas de la llegada de sus padres. Esto nos dijo:

E.N.: ¿Recordás cuanto hace que llegaste a Navarro?

Si, llegué hace 10 meses y medio, el 18 de agosto de 2017.

E.N.: Contanos como te fue al principio. ¿Costó mucho la adaptación?

Mucho mucho, me dolía la cabeza, estaba muy nervioso y me costaba mucho el idioma, pero Lizzie, Leo, y Santos fueron tan buenos conmigo, que me hicieron todo más fácil.

E.N.: ¿Y que pensaste en ese primer momento, pensaste en llamar a tus padres, o en volver?

Yo al llegar estaba feliz, y siempre veo todas las cosas positivamente. Traté de aguantar y evité hablar con mis padres para no decaer. En la primer videollamada con mis padres, lloré mucho al verlos, pero en el fondo estaba feliz. Fue un golpe. Pero nunca estuve triste, ni con ganas de volverme enseguida. La ida de Santos costó, porque hizo que tuviera que ser más independiente. Con él iba a todos lados, pero lo manejé bastante bien.

E.N.: ¿Y con el idioma Joseph, como te llevás? 

Fue difícil, pero tuve la suerte de que en mi clase había compañeros como Máximo y Lucía, que hablan bastante inglés. Máximo me ayudo un montón con la gramática. Cuando aprendí bien el idioma, cosa que me llevó bastante tiempo, ahí empecé a hacer amigos, mi año comenzó en ese momento podría decir.

E.N.: ¿Y con la comida?

Me encantó la carne. Todo me gustó, pero lo único es que no hay demasiadas variantes o influencias culturales de otros países.

E.N.: ¿Qué cosas no te gustaron o te sorprendieron para mal de nuestra ciudad o de los argentinos?

Hubo algunos que se rieron un poco de mi manera de hablar, aunque fueron muy pocos y de esos hay en todos lados, realmente no me importó. Algunos otros son muy superficiales y viven en su pequeño mundo sin importarle nada del resto, por lo que no pude hablar profundamente con ellos. La mayoría me trató muy bien.

E.N.: ¿Cuál fue tu objetivo de salir de tu país y realizar un intercambio?

En mi país era todo como muy rutinario, era como que mis días eran todos iguales; la escuela, mis clases de clarinete, nunca había nada nuevo. Lo hice drástico y decidí de golpe cambiar de Continente.

E.N.: ¿Y la elección recayó en Argentina, por qué?

Buena pregunta. Había orientaciones de Rotary y allí conocí a una chica que conocía la Argentina, ya había estado aquí y me contó de lo buena que era su gente, lo lindo que era el país, y la verdad, se cumplieron todas mis expectativas.

E.N.: Se viene la hora del adiós Joseph, contanos, ¿cuando llegan tus padres a buscarte?

Llegan mañana, a las 8,15, están unos días acá de paseo, luego vamos a recorrer algo de Argentina y volvemos a Alemania.

E.N.: Y ya de vuelta en tu país, cómo sigue todo, ¿retomas de inmediato los estudios?

Si si. Me restan aún dos años, ya que el año que estuve aquí, no es tenido en cuenta, no tiene validez. El gobierno no lo acepta.

E.N.: ¿Cómo es la escuela allá? ¿Son mucho más estrictos no es cierto?

Si si, la escuela es muy distinta, allá es mucho más duro, y los alumnos saben que para lograr algo grande tienen que esforzarse mucho. Allá exigen promedios para ciertas profesiones y si no los logras, no puedes trabajar ni desarrollarte.

E.N.: Y ya en el final, ¿Cómo te sentiste en Navarro y particularmente en esta casa?

Me encantó. Me siento parte de ellos y para mi es mi segunda familia definitivamente.

En el final, pueden ver a Joseph, junto a sus «padres» argentinos y les dejo un video con un lindísimo mensaje…

Click en las fotos de abajo para ampliarlas y verlas completas.

 

 

 

 

 

 

Antes de realizar un comentario, lea nuestros Términos y condiciones

Babys
Cutrin Propiedades
El Trebol
Matias Cuello
 Carniceria Sebastian
Farmacia Osacar
Sociedad Rural