Omar Etcheverry

Nacionales. Duro golpe al narcotráfico en la Villa 1-11-14

Guillermo Ibarra

Los agentes de la Policía Federal Argentina (PFA) encabezaron esta mañana un nuevo operativo antidrogas en la villa 1-11-14, en el Bajo Flores porteño, adonde detuvo a diez personas acusadas de traficar estupefacientes bajo las órdenes del capo narco peruano Marco Antonio Estrada González (55), alias «Marcos», preso en el penal de Marcos Paz desde diciembre de 2016.

En el procedimiento que se inició a las 4, según informó en el lugar el jefe de la PFA, comisario general Néstor Roncaglia, se incautaron 30 mil dosis de paco y cocaína, 100 kilos de marihuana, 10 mil cubos de esa misma droga (de entre 5 y 10 gramos cada uno), una granada, una ametralladora casera calibre 9 milímetros, balanzas de precisión y varias municiones, entre ellas cartuchos de FAL.

«Fueron detenidos los tres principales organizadores de la compraventa de drogas en este lugar», dijo Roncaglia, quien añadió que son «hombres y mujeres, la mayoría de ellos peruanos».

Según el jefe de la PFA, «son integrantes de una vieja banda que siempre fue organizada por Marco Estrada González y su hermano (Fernando) ‘Pity’ Estrada González, que tiene pedido de captura internacional, está en Perú y trabajamos con Interpol para que se lo detenga».

El operativo, que contó con la colaboración de la Gendarmería Nacional y la Policía de la Ciudad, fue ordenado por el juez federal Sergio Torres. Hubo helicópteros, tanquetas y grupos de combate. Roncaglia sostuvo que este magistrado «tiene más de 200 personas procesadas por vender drogas en este barrio» del sur de la Capital.

Consultado por la prensa sobre la vigencia de «Marcos» en el tráfico de drogas a pesar de estar detenido, dijo que «por más que estén encarcelados tienen derecho a recibir visitas y tejen redes».

A mediados del año pasado, más de 2.200 agentes hicieron 135 allanamientos en el mismo asentamiento del Bajo Flores para detener a los cómplices del capo narco peruano, como su suegra. También allanaron su celda y la de su esposa Silvana Salazar (45), también presa desde fines de 2016.

«Marcos» fue condenado en tres causas distintas por tráfico de drogas. Por un cuarto expediente será juzgado a fin de año y luego sería expulsado a Perú.

Detenido por orden de Torres en diciembre de 2016 en su casa del barrio cerrado La Celia, en Ezeiza, tiene en su haber una sentencia menor en 2004 y dos juicios abreviados que, tras firmar por voluntad propia, le valieron en 2013 una pena unificada de 10 años de prisión.

Fuente: Diario Clarín

Antes de realizar un comentario, lea nuestros Términos y condiciones

Babys
Cutrin Propiedades
El Trebol
Matias Cuello
 Carniceria Sebastian
Farmacia Osacar
Sociedad Rural