Omar Etcheverry

NUEVA GUACHERA Y TECNOLOGÍA DE PUNTA EN EL TAMBO DEL I.N.T.A. MANFREDI.

Guillermo Ibarra

La guachera colectiva tiene una parte cubierta y una descubierta. Los dos espacios están divididos en 10 corrales de 4 x 4 cada uno.

Uno de ellos está dividido en jaulas donde se ponen las terneras recién paridas, que deben calostrar bien, aprender a tomar leche en a tetina del balde y luego se las pasa a un corral más grande. Otro corral funciona como enfermería, por las defensas bajas de las terneras chicas. El resto de los corrales sirve para que las terneras compartan y se relacionen. Se les da sustituto lácteo dos veces al día y existe además un comedero colectivo.

Cuando llegan a los 60 días, se las pasa a un patio de 4 metros de ancho por 40 metros de largo, y se les saca el sustituto. Luego de los 60 días y hasta los 120 existe un mayor control y una crianza más confortable. Luego se las traslada a un sector donde se las identifica por edad y peso, para controlar mejor la cantidad de alimento que se les provee.

En otro orden de cosas, para proporcionar el sustituto lácteo, la cooperativa del I.N.T.A. Manfredi adquirió un surtidor autopropulsado de origen israelí, fácil y práctico de usar. Se programa la temperatura del alimento y la cantidad deseada de sustituto.

Las terneras entran en servicio entre los 12 y los 14 meses, 9 meses de gestación y entre los 24 y los 26 pueden parir, lo que permite que comiencen a producir a los 24 o 25 meses.

Además el tambo ha incorporado tecnología alemana; adquirieron collares de detección de celo y rumia. Los collares reportan sobre la salud de cada animal y el detector de celo permite saber puntualmente que animal está en celo sin tener que hacerlo a campo  e indica con exactitud en que momento se debe inseminar.

Antes de realizar un comentario, lea nuestros Términos y condiciones

Babys
Cutrin Propiedades
El Trebol
Matias Cuello
Optica Irislent
 Carniceria Sebastian
Farmacia Osacar
Sociedad Rural