Omar Etcheverry

Seis bombas y la tormenta fuerte desplazada hacia el norte, alimentan la esperanza

Guillermo Ibarra

La amenaza del agua continúa en Navarro, pero hay algunos atenuantes que ilusionan, aunque sea un poco. En principio, de acuerdo a algunos pronósticos que se publicaron, durante esta madrugada recibiríamos un vendaval de agua. No fue así, y no sólo eso. El pronóstico actual marca que las tormentas fuertes se habrían desplazado hacia la zona de Santa Fé. Si a eso le sumamos que el agua bajó considerablemente sobre el final de calle 1 y que en algunos barrios bajó otro poco, da para esperanzarse. Ayer abrieron las compuertas y por momentos cerraron algunas. Hoy, cuatro permanecen abiertas y las bombas continuarán su trabajo. El zanjón de calle 1 comenzó a bajar también. Seguiremos informando.

Antes de realizar un comentario, lea nuestros Términos y condiciones

Babys
Cutrin Propiedades
El Trebol
Matias Cuello
 Carniceria Sebastian
Farmacia Osacar
Sociedad Rural