Omar Etcheverry

Un grosero error arbitral, dos equipazos, calor extremo y un dignísimo subcampeón

Guillermo Ibarra

La parada era más que brava. Provincial en cancha de E.F.I.N. mostró mucha capacidad y que no en vano era merecedor de disputar esa final. Aquel primer partido dejó algunos interrogantes acerca de la vuelta, y hoy E.F.I.N. tuvo respuestas para todos. Primero vamos a mencionar que a pesar del calor agobiante que hizo durante toda la tarde, la gente colmó el Enrique Chiosso de Empalme y tanto los locales como los visitantes «iluminaron» de azul los dos sectores del estadio habilitados para las parcialidades. Muy buena organización de la policía, muchos controles, gran despliegue de todos los medios y un partido que prometía. E.F.I.N, con la baja de Lettieri en la zaga central, recurrió a Chotro para suplantarlo y utilizó un esquema 4- 1- 4- 1, acudiendo al ingreso de Rivas en la mitad por afuera.

Muy distinto al partido que imaginamos, y al revés que en la primera etapa del partido disputado en Navarro, los dirigidos por Claudio Breccia ahogaron al equipo rival y buscaron en forma incesante a partir de la mitad de la primera etapa.

Y aquí debemos detenernos. Rivas encaró y aceleró por la izquierda de su ataque, superando un rival con fuerza y velocidad, llegó bien al fondo, tiró un centro atrás al corazón del área, y allí Jonhy Santana de gran partido, la empujó al gol a un metro de la línea de gol y llegando desde atrás. No hay discusión posible. Está filmado inclusive por un medio de Lobos que estaba trabajando al lado de nosotros. El jugador de E.F.I.N. llegó bien al fondo (Rivas) y naturalmente si tira un centro hacia atrás y un compañero la recibe de frente, no hay absolutamente posibilidad alguna de que sea posición adelantada. No sabemos si hubiese cambiado la historia, pero posiblemente. Tras cartón, minutos después, Leandro Lázzaro marcó el 1 a 0 para Provincial, luego de una pelota llovida de derecha a izquierda, que el arquero Barrado no pudo contener. Podía venirse la noche para E.F.I.N., pero ni cerca; no se desesperó nunca y así se fueron al descanso. El segundo tiempo fue similar, Provincial un muy buen equipo y con mucho oficio, aquietaba el juego y a E.F.I.N., no le quedaba otra que ir a buscarlo. Se puso bárbaro el partido, con idas y vueltas interesantísimos y con un Rivas gigante, que marcaba, tiraba pases bochinescos de tres dedos y hasta se animaba a pegarle con frecuencia al arco. Y así vino el empate, con una jugada que inició el mismo Rivas por la derecha de su ataque, tirando un túnel hermoso a su marcador, y metiendo un centro al área que Diego Barrado conectó para poner el 1 a 1.

Todavía no alcanzaba y para colmo de males, E.F.I.N. recibe un baldazo de agua helada dos minutos después, con un muy buen gol de Lázzaro que otra vez estaba donde tenía que estar y definió muy bien. Tanto esfuerzo no alcanzaría pensaron muchos, pero Román Luján no se achicó y algunos minutos después convirtió el 2 a 2. Su ingreso y el de Bruno Villalba aportaron aire fresco y movilidad al medio de E.F.I.N.

A eso debemos sumarle que Diego Barrado estrelló un tiro libre en el poste derecho del buen arquero de Provincial y hubo varios tiros de afuera que inquietaron y mucho. En definitiva, debo decir que los muchachos de E.F.I.N. no sólo estuvieron a la altura, sino que fueron superiores a su rival en varios pasajes. La gente de Lobos en un muy buen gesto los aplaudió de pie en su salida hacia los vestuarios. No siempre se puede, hoy el partido tuvo de todo, pero por sobre todas las cosas tuvo a dos equipazos en cancha, que brindaron un espectáculo maravilloso. Salud Provincial, salud E.F.I.N. y que viva el fútbol, aunque los resultados a veces no sean tan justos como deberían serlo.

Todas las fotos y videos del encuentro en nuestras redes (facebook Diario Digital El Navarrero)

 

Antes de realizar un comentario, lea nuestros Términos y condiciones

Babys
Cutrin Propiedades
El Trebol
Matias Cuello
 Carniceria Sebastian
Farmacia Osacar
Sociedad Rural