Omar Etcheverry

CÉSAR BABINO.

Guillermo Ibarra

Esta es una edición mensual, en la que recordaremos a distintas personas que por algún motivo se han ido de Navarro hace años, pero no de nuestros corazones. Con ellas, ustedes queridos lectores, seguramente habrán compartido momentos y aquí podremos rememorarlos. Nos enteraremos de su actualidad y también (y esto es lo más importante) de como fue su paso por nuestra querida ciudad. En la edición de noviembre, César Babino.

E.N.:–  Cuéntenos, en qué año se fue de Navarro? ¿Qué sintió al irse?

Yo me fui de mi pueblo en Marzo de 1971 porque trasladaron a mi padre a los tribunales de Morón, había cursado primer año bachiller en el Instituto San Lorenzo y al mudarse mi familia a Morón, me esperaba un cambio my fuerte. Pasar de la vida de pueblo a la vida en una ciudad grande  fue muy estresante: del Instituto San Lorenzo, en donde nos conocíamos todos, a un colegio con 1500 alumnos donde no había por cierto el mismo trato. El primer año esperaba ansiosamente el viernes a la tarde para tomar el 136  e irme a mi pueblo alojandome en la casa de mis abuelos, donde vivían las tías Negra y María.

Lo que más manifestó el cambio fue mi salud ya que yo estaba haciendo un tratamiento para el asma y el cambio lo sentí. Afortunadamente seguí con éste y al poco tiempo se produjeron avances  significativos teniendo los últimos episodios a los 16 años.

Lamentablemente la vida nos llena de responsabilidades y nos hace ir a otros pagos lejanos y nos va separando físicamente (sólo) de nuestra querencia.

E.N.:-  Cuéntenos sobre la vida de sus familiares en Navarro…

Mis viejos Nito Babino (el del cine) y Margarita Landeta de Babino tuvieron cinco hijos (todos navarreros) en orden de nacimiento, César,Griselda, Sergio, y los mellizos Karina y Horacio. Al ser una familia numerosa siempre fue duro para ellos poder cubrir todas las necesidades pero yo no recuerdo ningún momento en que no estuvieran seguros del futuro: sacrificio enorme para ellos y futuro con educación para sus hijos.

El gran legado, familia unida y solidaria.

La familia por parte de mi padre en Navarro estaba compuesta por mi tío Andrés (el mayor y de la librería) su esposa Pepa y su hija Chichita (Osvaldo, su hermano desde que yo tengo uso de razón vivió en el conurbano bonaerense). El tío Beto (comisionista) su esposa Amelia y el hijo Oscar. Las tías solteras Negra y María (las que nos malcriaban). Por parte materna el vinculo mas fuerte fue con la familia Martinez Bruno, Chila era prima de mi madre y su familia paterna tuvo la grandeza de cobijar a mi madre que había quedado huérfana. Con Edgardo (su esposo) Alfredo, Gladys, Sergio y María Laura, construimos una muy buena relación.

De la familia de Abel Bruno (su esposa, sus hijas Graciela, Billy y Nora y su hijo Hugo) tengo  muy lindos recuerdos de reuniones en su casa frente a la feria Ganaderos, siempre fueron muy cálidos conmigo.

La familia Muñecas, especialmente Carlos, Marta y Lalo, que mami los apreciaba mucho.

Edmundo Bruno y señora con quien compartimos viajes a Mar del Plata donde iba a hacerme el tratamiento para el asma.

E.N..- Recuerdos o anécdotas de su vida en nuestra ciudad.

No sé si son anécdotas, pero si acontecimientos que me quedaron grabados.

Vagamente recuerdo cuando vino el presidente Illia, lo viví intensamente ya que era un presidente y más porque mi padre y su socio filmaron un corto.

Otro acontecimiento que quedó grabado fue cuando se construyó el dique para la actual laguna donde íbamos a pescar mojarritas.

Había una película enigmática  muy contestataria sobre la vida política en la Grecia de  esos tiempos que se llamaba Z. Cuando mi padre la trajo, una noche con sus empleados del cine llenaron de Zetas el pueblo que amaneció con esa letra por todos lados.

Las fiestas patrias, en ese momento yo les tenía pánico a las bombas de estruendo y Raquel Ibarra (junto con Tita, Cuta, Juan Pose, Lola, Lina y Beba, mi familia por adopción) me llevaba a la escuela Nro. 1 Manuel Dorrego cubriéndome los oídos para que no las sintiera. Por suerte, esto   desapareció un día que estaba desfilando y nuestra fila se detuvo justo enfrente de donde estaban los morteros. De ahí me fui al otro lado, comprando la pirotecnia más ruidosa (lo que por suerte duró muy poco).

La inauguración del circuito de carreras automovilísticas. Colaboré con Alfredo Martínez  en la publicidad, al que también hice algunos reemplazos cuando tuvo que viajar (piensen como le temblaría la voz a un chico de 12 años (sin la capacidad de Alfredo) que se enfrentaba a un micrófono y encima reemplazando a este fenómeno, pero mal o bien lo hice.

E.N.:- Lugares de Navarro y personajes que no olvide.

Lugares… todos los que pisé: mi casa donde nací, la casa donde me mudé (Irigoyen 539), y el cine, que fue el lugar de iniciación laboral donde los empleados Daniel Albano, Horacio Corbeto, Chiquilino, Negro Torres, Antonito Bruno, dejaron recuerdos imborrables en mi memoria.

La Plaza, el Banco Provincia y el Del Oeste al que yo iba desde chico y donde me recibían muy bien los empleados, uno de los cuales era Chiquito Capra, quien fue el amigo más cercano a mi viejo y su esposa, Elena Flores, también muy cercana a mamá.

La Escuela Nro.1 Manuel Dorrego, sus maestras (sra. Uriona, Pozzoli, Corbetta, y personal de apoyo sres Cáffaro y Pajón). Y, perdón, pero seguro me quedan nombres que no recuerdo, aunque tengo muy presente sus rostros.

El colegio San Lorenzo en donde hice mi primer año del secundario. El director era el padre Alfredo Pironio, las  profesoras  Laitano, Hansen, Rossi, profesores Hevia (director de coro), y Sassi era el profesor de gimnasia.

El club Dorrego al que iba los sábados al mediodía a ver jugar a la pelota a paleta y guardo muy lindos recuerdos de los campeonatos de baby futbol que se jugaban en las noches de verano.

La biblioteca donde aprendí a jugar ajedrez y ensayaba el coro dirigido por Buby Hevia .

El Hotel Buenos Aires en el cual los domingos​ al mediodía comíamos unos exquisitos ravioles caseros.

Las carreras de karting alrededor de la plaza principal.

Las guerras de agua en las siestas durante los carnavales y después de las 24 hs. en el corso.

Las fogatas de San Juan y San Pedro que todos los pibes del barrio organizábamos con tiempo.

Las fiestas patronales (San Roque y San Lorenzo) que en esos tiempos tenían gran relevancia.

E.N.:-  Amigos o conocidos de la época en la que estuvo acá.

El amigo más cercano no familiar es Oscar Bugallo con el que nos conocemos desde el jardín de infantes (también sus hermanos Marcelo, Fernando y  Pablo solían estar con nosotros). Otros amigos, que lamentablemente ya no están con nosotros, pero de los que tengo un enorme recuerdo, y con los que compartíamos muchos juegos, estudio y vivencias  son Abelardo García y Oscar Merialdo. También Alfredo Martínez,  además de pariente lo siento como un gran amigo. Guardo un hermoso recuerdo de mis compañeras/os Mirta Podestá, Luz Llanos, Dorita Gonzalez Casal, Irma Avecilla, Mabel Pastorini, Liliana Otegui, Juan Sanchez, Jorge Pascual, Roberto Traboni, Alejandro Radrizzi, Sacido, R. Rivas y otros cuyo nombre no recuerdo pero si los veo los recuerdo. Osvaldo Lambert, junto con Alfredo, tienen aún una destacada actividad social y cultural muy importante para nuestro pueblo.

E.N.:- ¿Cómo es su vida hoy?

Vivo en Bella Vista  Bs. As.con mi mujer y mi hija. Con tres ex compañeros de la compañía en la que produjimos Beef Jerky (snack de carne  poco conocido aquí y que se exportaba 100% a EEUU, Japón, Canadá, UK) hasta el 2013, en que se cerró la planta en Argentina, estamos montando un pequeña fabrica en la localidad de Robles para desarrollar la marca de Beef Jerky Beefito´s en el mercado interno y, si es viable, en un futuro exportar.

E.N.:- ¿Cómo está conformada su familia?

Estoy casado hace 29 años con María del Carmen Tolosa nacida en Haedo Bs.As. (la conocí en la Universidad de Morón  peleándonos por un laboratorio de Microbiología que compartíamos, quién iba a decir….). Tuve dos  hijas, Cecilia (fallecida en 2005) y Mercedes, estudiante de Letras y profesora de danza clásica y contemporánea.

E.N.:-  Un mensaje para sus conocidos de Navarro.

Sólo puedo decir que, a pesar de la distancia y, no poder ir con mayor frecuencia, siempre tengo presente a mi pueblo, su gente y sus cosas, recuerdo con mucho cariño mi niñez y me alegra y enorgullece cuando se destaca algún navarrero.  Tengo lazos muy fuertes y, con el tiempo cada vez los siento más, y ésta es la visión pura de un chico que vivió y recuerda imágenes, sonidos y olores que lo marcaron en la mejor etapa de su vida.

Click en las imágenes de abajo para ampliarlas.

Descripción de las fotos:

Foto1 – Junto a la señora de Pozzoli, muy querida maestra.

Foto 2 – Los hermanos junto a un proyector. El cine nos marcó.

Foto 3 – Con Gris, Sergio y Arturito Lafite frente al cine.

Foto 4 – Con mis padres en 1982.

Foto 5 – Con mi esposa María del Carmen y mi hija Mercedes.

Foto 6 – Karina, Sergio, yo, Horacio y Gris.

Foto 7 – Los mellizos Karina y Horacio.

Foto 8 – Con papá, Sergio y Gris, en el cine.

Foto 9 – Con primos en Navarro.

Antes de realizar un comentario, lea nuestros Términos y condiciones

Espacio 202
Cecilia Merlo
Cutrin Propiedades
El Trebol
Matias Cuello
Arco Iris
Panaderia El Sol
Farmacia Osacar
 Carniceria Sebastian
Hotel Navarro
Rotiseria Las Palemeras
Sociedad Rural